artes varias

nanowrimo is here!

Imagen

no quiero ni echar cuentas del tiempo que llevo sin tocar este blog… qué desastre. en fin. hace prácticamente un año que no escribo nada, que no cuento nada. y precisamente sobre el acto de contar va esta entrada con la que inauguro lo que espero que sea una nueva temporada de actividad.

quiero hablar de NANOWRIMO, un nombre muy raro que vendría a traducirse como National Novel Writing Mounth: el mes de escribir novelas, para que nos entendamos. comenzó como una actividad limitada a Estados Unidos, donde nació hace diez años como un concurso ‘literario’ cuyo objetivo era conseguir escribir 50.000 palabras en un mes. una década después, el concurso se ha convertido en un acontecimiento internacional, en el que puede participar cualquier persona, escribiendo en cualquer idioma. las normas son muy sencillas: empiezas a escribir el 1 de noviembre y acabas de hacerlo el 30 del mismo mes, llegas a 50.000  palabras y consigues tu acreditación como ‘ganador’. por supuesto, puedes hacer trampas, y comenzar desde cualquier otro proyecto que tengas a medias, pero claro, eso le quita toda la gracia. lo que sí puedes hacer antes es pensar en líneas argumentales, definir personajes, escenarios… todo lo que no sea propiamente escribir.

el beneficio que el escritor obtiene de todo ello, en mi opinión, es escribir y escribir para conseguir la mayor cantidad posible de material ‘en bruto’ sobre el que luego trabajar, superando la tentación de ir corrigiendo prácticamente a cada párrafo, cosa que nos sucede a muchos y que viene a ser uno de los grandes lastres de los principiantes. ¡cómo demonios vas a llegar a 200 páginas si sobre una sola vuelves 30 veces!

NANOWRIMO está pensado para trabajar en bruto… y a lo bruto, porque 50.000 palabras en un mes son muchas palabras (así haciendo un cálculo por encima, lo suyo viene a ser escribir 2.000 palabras cada día con unos cuantos de descanso y de moderada labor de corrección).

por supuesto, nadie espera que con lo que saques del NANOWRIMO te den el Planeta. ni siquiera, que tenga sentido. es solo un principio, y un buen entrenamiento para conocrte a ti mismo como escritor en la práctica.

la inscripcion es gratuita (aunque se puede colaborar mediante la compra de merchandising y la aportación de donaciones) y está abierta en estos momentos para todos aquellos de vosotros que queráis retaros a vosotros mismos.

más info aquí.

Estándar
moderneces y mass media, nihil

random shopper

Imagen

leo en PSFK que un señor llamado Darius Kazemi ha creado un bot (un pequeño programita diseñado para ejecutar una acción sencilla) programado con los gustos del usuario para comprar en su nombre en Amazon.

el bot examina tus preferencias, busca en Amazon y te compra un producto “sorpresa” que a continuación te envía, un producto del que nada sabes hasta que llega a tu casa. como un regalo que te hicieras tú a ti mismo. y para mayor tranquilidad, trabaja siempre con un presupuesto limitado que previamente estableces tú. solo faltaría que un pequeño montoncillo de algoritmos se fuera por ahí de compras a lo loco con tu tarjeta, como una mujerzuela.

al parecer, posee un índice de acierto bastante elevado. no obstante, no se me ocurre una forma más tecnológicamente fría y consumista de mostrarte a ti mismo que estás solo. aunque estoy dividida, porque también me hace pensar en una forma nueva de mantener un diálogo contigo mismo a través de objetos (las compras) en los que probar a reconocerte, casi al azar, aunque la programación supuestamente al azar le deja muy poco.

lo que sí es seguro es que el diálogo solo podrá ser con el objeto (un monólogo, o un diálogo contigo mismo, a lo sumo), porque el remitente no admite más preguntas ni consideraciones que las modificaciones que podamos hacer en sus parámetros.

ni un gracias.
Estándar
lecturas

un recital para empezar el curso

Imagen

poética

Hay un cerdo vestido de Gucci gritando y dando patadas, y una recomendación expresa de tratar bien a los animales que pasa por no verter agua hirviendo sobre las hormigas y no meter arañas en los agujeros de los enchufes.

Hay carreteras con nieve y amigos en el asiento de atrás del coche, fotos de grupo con gafas de sol y abrigos de botones cruzados, en mitad del campo, como si nos hubieran recortado de cualquier calle gris de cualquier ciudad industrial y nos hubieran pegado allí, y hubiéramos conseguido engrisecerlo todo a nuestro paso con nuestra sola presencia -horas antes el centro comercial parecía una feria abandonada con prisas por aviso de bomba atómica-.

Hay muchos recuerdos y muchas conversaciones nuevas y antiguas sobre aquello que es o que no es lo “realmente auténtico”, como si de tanto hablarlo se materializara, como si tal “aquello” fuera a aparecer de repente en coordenadas concretas de los ejes espacio-tiempo. Con nombrar basta, con nombrar basta, con nombrar basta.

Hay una ironía que se sostiene sobre la certeza de que el ser en el mundo está rodeado de cosas por las cuales su alma es constantemente sustraída, desde un champú a una escultura de Rodin.

Hay ruidos. Hay muchos ruidos. Dentro. Se vierten dentro de las palabras y las palabras se encadenan y bailan.

Y quizá la poesía no sea más que una maldita variante del pensamiento mágico que parte de la idiotez de que las cosas se curan al escribirlas, como si el salirse de la vida para mirar desde fuera ayudara a vivir mejor…

Siquiera a vivir.

Estándar
miserias humanas

la muerte de los Estados

 

Asistimos impotentes a un momento crucial, uno de esos momentos en los que la historia realiza un triple salto mortal sobre sí misma del que sale apuntando a una nueva dirección antes desconocida, como ocurriera con la Revolución Industrial, que modificaría la idea de progreso y el progreso mismo, o con el descubrimiento del Nuevo Mundo, que cambiaría la visión que el mundo tenía de sí mismo. Un momento de mutación, tras el cual nada volverá a ser lo mismo.

Y, en este caso, ¿qué es lo que está sucediendo? ¿De qué va esta nueva mutación? Va de la muerte de los Estados, tal y como los hemos conocido a raíz de las revoluciones románticas del XIX, como episodio culminante del proceso iniciado con el abandono del Antiguo Régimen, tan “oscuro” y descentralizado. Los estados centrales y soberanos se mueren. Desactivados por organizaciones supranacionales cuyos intereses son tan diferentes a los de las naciones y los pueblos, que solo dejan a los jefes de Estado un único y triste discurso como coartada ante todo lo que arrebatan a sus ciudadanos: “no hay más remedio”, “no hay otra alternativa”, mientras ceden parcelas de sus presupuestos y de su soberanía a anónimos acreedores, en cuyo nombre cambian las leyes fundamentales de sus respectivas naciones. Así, en su día Alemania. Así, hoy España.

Y, mientras, los ciudadanos, sin la protección de la fortaleza que un día concedimos a los Estados mediante un contrato donde cedíamos la iniciativa y el uso legítimo de la fuerza en nombre de un bien común, quedamos desarmados a merced de poderosas corporaciones para las que no significamos nada, cuya idea más cercana a la democracia es la noción de voto–moneda, que nos permite participar del estado de cosas (voto) en tanto en cuanto podamos gastar (moneda). Entidades impersonales para las que somos personas en tanto consumidores, diseñadas para ingresar de nosotros cuanto puedan, mientras que nos penalizan por tener necesidades que incurran en gastos para ellas, como ocurre con la debilidad en cualquiera de sus formas (como la enfermedad o la necesidad de asistencia). Monstruos alimentados por ideólogos políticos que viven una peligrosa ficción: la de ejercer un supuesto poder alcanzado en las urnas para realizar reformas que, irónicamente, cada vez les dejan menos reductos de poder.

Los Estados están muriendo. Se están destruyendo a sí mismos.

 

Estándar
nihil

las fotos perdidas

Imagen

el día que te probaste tu traje de novia. cuando conociste a tu sobrina y descubriste que podía haber alguien en el mundo que se pareciera a ti más de lo que podías imaginar en una persona tan pequeña. la tarde que llevaste a tu hijo al fútbol y ganó tu equipo, ¿recuerdas su cara? una lástima que perdieras la cámara. debió quedarse en aquel bar, o tal vez en el asiento del autobús. seguro que también pensaste que pudieran robártela. pero, sencillamente, se quedó allí, olvidada.

el caso es que, en cuanto te diste cuenta de que no la tenías, no pensaste inmediatamente en lo que te costaría reponer el objeto en sí, sino en los recuerdos que ahora solo quedarían en tu mente, perdiendo paulatinamente su color con el paso del tiempo. lo que nunca se te ocurrió es que esas imágenes pudieran llegar a buscarte a ti un día. y encontrarte.

I Found Your Camera

Estándar
miserias humanas

russell, la propaganda y tu futuro

 

Según Russell, la propaganda capaz de fabricar creencias y estados de opinión en la masa se basa en tres pilares fundamentales: el deseo, la evidencia y la repetición.

Entendamos pues que si un gobierno, sea el nuestro o cualquier otro, parte del deseo de mejorar ante una situación adversa, y repite su fórmula hasta la saciedad (recortes, recortes, recortes), es necesario contar con evidencias que respalden los métodos propuestos a fin de que la propaganda pueda ser exitosa.

De ello dependerá su éxito, mientras se juega en ello nuestro cada vez más hipotecado futuro.

Estándar
miserias humanas

primero…

 

 
Primero vinieron a por los funcionarios, pero como tenían un curro para toda la vida, nos dio igual.
 
Luego vinieron a por los controladores aéreos, y como cobraban un pastizal, nos dio lo mismo.
 
Después vinieron a por los profesores de la escuela pública, y como ya bastante bien vivían con dos meses de vacaciones, nos dio igual. 
 
Poco más tarde, vinieron a por la sanidad pública en Cataluña, pero como era Cataluña, a quién le iba a importar.
 
Vinieron a por la Constitución, y como no es que le hayamos visto nunca mucho uso, ni nos preocupamos. 
 
Hasta vinieron a por los dependientes, pero como nosotros no dependíamos de nadie ni nadie de nosotros, no movimos un dedo. 
 
Ahora vienen a por nosotros con trabajos peores que los de nuestros abuelos en la posguerra. ¿Quedará alguien para defendernos?
 

Estándar