nihil, viajes

el turista

el turista, originalmente cargada por mellamopersona.

no sé, a lo mejor son las farolas, la lejanía, el momento justo en el que decides que ya no andas más, que le den al turismo y a la interculturalidad porque ya no te quedan pies que gastar y sabes que debes reservarte porque aún queda mucho por andar. y tras el mucho por andar se sucede toda una colección de tópicos, tan típicos como tú con tu mapa, con tu cara olvidable, con tu gesto imperceptible a escala temporal geológica… y ni siquiera saberlo te libera: sigues sintiéndote condenadamente distinto al resto.

Anuncios
Estándar
nihil, viajes

siéntate

siéntate, originalmente cargada por mellamopersona.

pasa y elige el sitio que prefieras, conductor o copiloto. tú decides el grado de responsabilidad para un viaje que no acaba. permíteme que te acompañe, si no te importa ocuparé la plaza que dejas vacante a tu lado, la que no querías para ti. no necesito más para ver pasar la vida.

Estándar
nihil

15 años

 

Madrid from the bus, originalmente cargada por mellamopersona.

15 años después, sigo escuchando a los Smashing Pumkins para aliviarme el peso de las sombras, para escupir sobre las ausencias y que la rabia me ayude a reponerme de quienes se olvidan de mí.

Rabia adolescente.

Ayer me miré al espejo con detenimiento después de depilarme las cejas. Había marcas en la frente que nunca habían estado ahí, una especie de surcos donde pone que ya no soy esa adolescente.

La rabia sigue siendo la misma.

Estándar
nihil

flores de nylon

mini_500_4416_1246745148820162

Para hacer flores con medias necesitas medias de colores, alicates, alambre fino, algodón, cinta adhesiva verde y mucha paciencia.

Primero haces los arcos de los pétalos y los recubres con las medias de colores. Cuando tienes un puñado suficiente de ellos, haces la parte central, para lo cual tienes que coger un pedacito de algodón y prensarlo bien, para luego envolverlo en un trozo de media, preferiblemente de color blanco que contraste con el colorido de los pétalos. Luego lo montas sobre el alambre que hará de tallo, al que le pondrás unas hojas verdes, hechas con media de color verde siguiendo el mismo proceso de los pétalos. Finalmente, lo unes todo con la cinta adhesiva verde y recubres bien todo el tallo. Así, hasta hacer un ramo. Cuanto más vistoso, mejor.

No sé por qué me he acordado hoy de estas manualidades. Quizá porque me he puesto un par de medias rojas, y me ha recordado a mi vecina Ana, que pasó una temporada de mi niñez ocupada en estos menesteres mientras yo miraba el péndulo del reloj de su salón esperando a que volviera mi madre de trabajar.

Echo de menos el momento en el que daban las 10.

Estándar
miserias humanas, nihil

septiembre y el hambre de nuevos proyectos

miajadas en la ventana, originalmente cargada por mellamopersona.

Me digo que debo emprender algún proyecto artístico nuevo. No sé, algo sobre lo que escribir, que fotografiar, algo que contar… o sencillamente algo que compilar con alguna intención. Vacío creativo. Es una de estas etapas de mirar a través de la ventana, pero con la vista perdida, sin conciencia de ninguno de los objetos que se acumulan en el paisaje… Paciencia, me digo. Paciencia.

Estándar
nihil

carolina dice

Caroline Says II no habla de alguien de quien puedas compadecerte. Habla de que en el mundo hay alguien con una vida peor que la tuya, ni más ni menos digna de ser vivida, sino sencillamente más jodida de llevar, sin que ello te tenga por qué dar la más mínima pena. Es un hecho consumado, una realidad que está ahí, y tú estás delante de ella y no tienes por qué hacer otra cosa que limitarte a aprehenderla, asumiendo que no hay nada ni nadie a quien le puedas pedir (y te escuche) que no le pasen cosas malas a la gente… Que da igual lo bueno o buena que seas en la vida: no estás a salvo. Hace mucho tiempo leí una frase suelta de un relato en una revista que ya ha desaparecido, que venía a decir algo así: “El asesino puede llevar en el walkman la misma canción que tú escuchabas horas antes de salir de casa, pero eso no te va a salvar”. Ni aunque esa canción sea Caroline Says II y sepas que ni siquiera hay una bocanada de lástima que puedas respirar para liberarte del peso del mundo, y del cargo de conciencia ocasional por tu responsabilidad, como ser humano, en todo ello. No hay lugar para las excusas. No hay lugar para el “lo siento”. Este es tu pecado original, del que no podrás redimirte nunca.

No sólo hace frío en Alaska
Estándar