artes varias, moderneces y mass media

bruto y suave

Lo hablaba el otro día con Toño y hoy ha vuelto a salir el tema con mi compañera Elena: la reciente tendencia a anunciar videojuegos bélicos con canciones calmadas, provocando en el espectador una estupefacción mucho mayor de la que se lograría empleando otro tipo de temas más fuertes. Se trata de producir sensación de extrañeza, de ir más allá de la adrenalina (demasiados lugares comunes híper explotados); se trata de conducirnos a un estado de shock  descontextualizándonos mediante una imagen que va por derroteros distintos de la canción que la acompaña… Para que no sepamos dónde estamos, y la desazón nos impida hacernos los indiferentes.

Si hay una saga de videojuegos que haya empleado este recurso con bastante éxito, poniéndonos a todos los pelos como escarpias con sus spots, es Gears of War, uno de los títulos de más renombre en los últimos tiempos de la Xbox 360. La primera entrega contaba con la versión del “Mad World” de los Tears for Fears a cargo de Gary Jules, y esta segunda viene acompañada por el no menos emotivo tema “How it Ends” de Devotchka.

Os dejo el trailer del Gears of War 2, lanzado en esta última campaña de navidad:

Anuncios
Estándar
moderneces y mass media

banda sonora para un think tank

[mixwit_mixtape wid=”3233e1e6754fc4687d9941cde7d97a25″ pid=”4780f7dc76fabb2ba6ee94c7742d4b03″ un=”mellamopersona” width=”426″ height=”327″ center=”true”]

Lo suyo es darle al play mientras te lees el post

Ayer hablaba con Paco de lo increíblemente fantástico que debe de ser eso de que te paguen nada más que por pensar, investigar y desarrollar de forma profesional esa constumbre patria que es el dar consejos, principalmente de política. Es decir, cómo debe de ser estar en un think tank, estar observando la realidad para desentrañar los acontecimientos y ofrecer soluciones. En cierto modo, sería como cuando te pones a arreglar el mundo en el bar con los colegas, pero en serio.

Think tanks los hay de todas las tendencias y colores. De izquierdas, liberales, neoliberales, más liberales todavía… Algunos orientados hacia la política exterior, otros sobre temas económicos internos, sobre cultura y comunicación de masas… En España tenemos, por ejemplo, la FAES, el Real Instituto Elcano o la Fundación Alternativas. Suelen ser organismos más o menos independientes con una tendencia de pensamiento medianamente clara y definida, y la mayoría se dedican a producir artículos y estudios de índole diversa con una característica común: el intento de dar claves prácticas para situaciones reales.

Seguramente lo de think tank no sea sino una forma de denominar algo que ya existía antes, ciertos círculos e instituciones fuera del circuito más tradicionalmente académico, pero que ahora suenan más guays. Think tank. Es cool. Y yo quiero uno. Porque entre los que nos juntamos filosofando por aquí, y un puñado de estadísticas, podríamos sacarle un poco de provecho a tanta disquisición. Siempre dará más prestigio que poner Google Ads, puestos a sacarle unas perrillas al blog…

Así que hale, a pensar, que da perras.

Estándar
miserias humanas, moderneces y mass media

lo que cuesta, lo que vale, lo que usas y un breve pespunte de miedo

Me gusta mucho el procesador de texto Bean porque se inicia muy rápido
y es compatible con prácticamente todo tipo de documento.

Andaba ayer buscando aplicaciones para el iMac nuevo, y dejándolo poco menos que como una feria de abril por dentro, cuando caí en la cuenta de la cantidad de procesadores de texto gratuitos que hay por ahí… muchos de ellos 100% compatibles con Mac OS y algunos hasta exclusivos para éste.

Los procesadores de texto son esa parte de los paquetes de ofimática que sirve pa escribí. Lo que de toda la vida ha sido el Word de Microsoft para nosotros, hasta el punto de que la propia palabra “Word” ha arraigado en el acervo popular para designar a este tipo de aplicaciones (como pasó en su día con la marca Walkman, originaria de los cassettes portátiles Sony).

OpenOffice, Bean, NeoOffice, AbiWord… Son o contienen “words” muy correctitos en los que no se echa de menos nada de lo esencial… Y eso sin mencionar a los procesadores que no necesitan descarga porque se pueden utilizar online, accediendo a los documentos de trabajo desde cualquier punto del mundo (con conexión a Internet, claro está), como Google Docs. Tal es la explosión de las suites de escritorio gratuitas (o muy baratas), que hasta gigantes de toda la vida como IBM explora en estos momentos las posibilidades en este terreno con Lotus Simphony, por ahora en pruebas para Windows y Linux. Otra patada más en la boca del estómago del antiguo monopolio global que, si bien ha sacado cosas de pago bastante pintonas últimamente, no puede competir con la gratuidad de productos que, si bien menos aparentes, ofrecen todas las herramientas y mecanismos para elaborar y compartir documentos de manera más que aceptable, porque la mayoría lee, interpreta y graba en un amplio abanico de formatos, empezando por los más usuales.

Qué le vamos a hacer: si me no cuesta nada, vale para lo que hago y lo puedo usar porque es sencillo… Incluso las plantillas para diseño de documentos, que podrían ser el reclamo de programas de pago, no son problema porque existen cantidad de foros donde la gente las intercambia desinteresadamente, con lo que se va por el retrete el último elemento diferencial de la suite tradicional.

Es curioso, hoy la multiplicidad de formatos no es un problema sino una ventaja: puedes trabajar en cualquier soporte y estar seguro de que vas a poder compartir tu información con quien quieras, trabaje con lo que trabaje… No deja de ser paradójico que, cuando uno mira al mundo “exterior”, en muchas más ocasiones de las deseadas se encuentre con la tendencia inversa. ¿Llegará un momento en el que la información susceptible de ser almacenada y transmitida mediante soportes informáticos sea lo único que compartamos?

Hmmm, ¿no os pasa a muchos que de un par de años a esta parte “veis” más a la gente en el Messenger que en persona?

(Lo siento, estoy premenstrual y se me despierta la vena apocalíptica de qué manera.)

Estándar
artes varias, miserias humanas, moderneces y mass media

vive la france!

Entre la lentejuela en el ojo propio y el maquillaje (de espesor digno de un muro insonorizado) en el ajeno, Eurovisión nos ha dejado una verdadera perla alternativa.

Pero alternativa de verdad, nada de disfraces de orco de Mordor, guitarritas de plástico, vestiditos de patinadora artística (pero qué daño ha hecho Beyoncé) o trajes de fiesta de la boutique Yennis’s de debajo de mi casa…

Ahí estábamos los dos en el sofá, con la esperanza prácticamente tan perdida como cualquier otro año en lo que a este certamen respecta, cuando aparece un paquito con una americana digna de Miami Vice, unas Rayban clásicas, barbas de “algo” más de dos días y esa melena al viento… Montado en su cochecito de golf, con su balón de Nivea y su micro en el suelo. Y va y se marca un temazo con acompañamiento casi casi casi de Casio PT10, y una voz que de primeras nos recordó a nuestro queridísimo Jarvis Cocker.

Qué queréis que os diga, nos llegó al corazón. Tal fue la aparición de Sèbastien Tellier, representante de Francia, con su canción Divine que, en estos precisos momentos, encabeza en mi iPod la lista de reproducción titulada “UN DÍA TAL QUE”.

Por supuesto, en lo que es propiamente el certament, se comió los mocos.

Oh. Siento el deber moral de compartir la canción. (Ojo que es mazo pegadiza.)

Coño, pero qué grande.

Estándar
lecturas, moderneces y mass media

perlitas

perlas.jpg

 

El mundo de la blogosfera es inabarcable. No me he molestado en buscar estadísiticas de los blogs que se abren diariamente a lo largo y ancho del mundo, por dos razones: 1) me da pereza y 2) sencillamente son un montón.

Y precisamente porque el internauta medio tiene que afrontar estos dos factores, se agradecen sobremanera las iniciativas de compilación y selección de contenidos que nos hagan la navegación, y la lectura, más cómoda. Sistemas que busquen lo interesante, y a los que dirigirnos para recoger esos artículos buenos, directamente, sin tener que estar separando la paja del grano uno mismo.

Es decir, herramientas que, simplemente, nos traigan hasta nuestras pantallas las “perlitas” de la blogosfera. Así nace perlitas.es, una iniciativa abierta a la participación, donde los usuarios pueden mandar artículos encontrados en sus blogs preferidos y votar por aquellos que consideren más interesantes.

Un nuevo enlace que agregar a nuestros favoritos, con la firme vocación de constituir un referente en nuestro repaso web cotidiano.

Estándar
moderneces y mass media

el redoble más largo de mi historia con la PSP

castlevania-dracula.jpg

 

Que si sale para principio de curso y se retrasa a noviembre. Que si sale para noviembre y se retrasa a fin de año. Que si sale para fin de año y se retrasa a febrero… Son muchas las vueltas que ha dado Dracula X Chronicles, el primer juego de la saga Castlevania para la portátil de Sony, sobre todo en su llegada al mercado español, ya que hace meses que está a la venta en Estados Unidos y Japón (uno piensa casi que mejor, así ya tienes trucos que han localizado los demás).

A todo esto, he de comentar que soy 100% legal en esto de los videojuegos, es decir, que me los compro. Y la razón es muy sencilla: porque sólo juego a lo que realmente quiero, y soy bastante conservadora en mis gustos, además de que sinceramente creo que mis videojuegos favoritos son obras, con su trama, su diseño, sus programaciones…, concebidas con mucho trabajo que hay que premiar de alguna forma. Algo parecido me pasa con la música, y me ha llevado a volver al vinilo y a desembolsar sin remordimientos por cajas y ediciones especiales (y también compro en iTunes, claro, aunque me parezca un abuso la equivalencia de precios frente al dólar). ¿Y a qué venía todo esto? Pues venía a que por haber optado por la vía legal, me he pasado todo este tiempo mordiéndome las uñas mirando a la PSP de reojo y con la sensación de que me faltaba algo.

Al fin ayer el abstencionista bajó al Hipercor con la firme intención de comprarme el juego. Y así lo hizo. Contenta, feliz, cuando desprecinto el juego y lo introduzco en la videoconsola, me pide actualizar el software (a la versión 3.71) para poder jugar, pero como soy un trasto y tengo la PSP descargada, no me deja ni siquiera actualizr hasta que la batería tenga algo de vida propia. Y a esperar otro rato…

Pero por fin ya se puede decir que soy una criatura plena. Y hasta puedo escribir unas líneas con mis primeras impresiones del juego. Lo pongo aquí debajo para no destriparle el juego a nadie.

Sigue leyendo

Estándar