miserias humanas, moderneces y mass media

el señor de la barba que nos incordió incluso muerto

20110504-114318.jpg

En política, como en la vida, cambiar un relato oficial es peligroso porque, cuando un contenido inicial empieza a llenarse de matices, empiezan a surgir suspicacias. Hay que ser sumamente cuidadoso con los nuevos añadidos, pero sobre todo con las correcciones. Y, por encima de cualquier cosa, todo lo que venga detrás tendrá sentido al ser hecho público siempre y cuando sirva para mejorar la historia inicial. Son complementos, añadidos, enriquecimientos… O al menos deben serlo. Eso es básico en toda buena campaña de comunicación. Y si te mira el mundo entero con un asunto tan gordo… igual te interesa ser cuidadoso con tu comunicación.

Personalmente, no creo que estos tipos sean tontos. Más allá de las implicaciones éticas de las circunstancias de la muerte del tipo este, o de si la detención se ajusta a derecho o no, hay algo sumamente extraño en cómo se está desarrollando la narrativa del asunto desde que se hizo pública la noticia. No es consistente, como debería serlo en algo así; está siendo chapucera, torpe. Da sensación de improvisación y es rarísimo en un gabinete que cuenta con algunos de los mejores cerebros en comunicación política del mundo. Me resisto a creer que se les vaya de las manos de esta forma, estos tipos no son idiotas…

Los cambios de timón que estamos viendo no son por falta de cálculo, ni por datos erróneos, porque al fin y al cabo no cuesta nada seguir diciendo lo mismo que has dicho desde el principio sobre algo que solo has presenciado tú. No. Cuando eres testigo único, juez y parte, puedes contar lo que te plazca. El relato es tuyo… A menos que haya algo que te obligue a contar otras cosas, aunque no lo necesites, y que además te está haciendo quedar en evidencia.

¿Marcarte ante el mundo y tu pueblo la muerte de Bin Laden, al fin, para acabar 24 horas más tarde balbuceando tonterías injustificables y datos inconexos? Sigue diciendo que estaba armado. Mantén lo del escudo humano. Ya que te invistes de justicia infinita para vengar a tus muertos, sé enteramente dueño de tu versión. Con dos cojones.

No sé. Hay algo que falta en el cuadro. Hay algo que nos estamos perdiendo. Y debe de ser importante.

Anuncios
Estándar

One thought on “el señor de la barba que nos incordió incluso muerto

  1. Creo que el problema fue que la historia no fue armada bien desde el principio y de una vez surgieron dudas, simplemente no estaban preparados en la linea comunicacional, tal vez como a todos los demás a ellos mismos los agarro de sorpresa, lo que molesta es que evidentemente hay por lo menos una mentira en todo este cuento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s