viajes

sinaia I: la subida al castillo de peles

Un pueblo en una ladera que obliga al viajero a ponerle empeño para subir cuestas, sobre todo si partimos de la estación de tren, que se encuentra abajo del todo. Pero el camino, aunque durillo, es agradable. Como ciudad real de veraneo de finales del s. XIX, conserva su elegancia de otro tiempo que la hace decididamente pintoresca, con sus casas palaciegas y chalés antiguos que recuerdan, ahí en lo alto de sus colinas, al hotel de Norman Bates…

El principal reclamo de Sinaia es el Castillo de Peles con su hermano pequeño Pelisor y su jardín inglés, como un premio gordo que espera al final del ascenso. Se trata de una construcción relativamente reciente (s. XIX) y concebida originalmente como residencia de verano. La sensación que uno tiene es de que, ciertamente, debían de resultar agradables los veranos en un lugar así.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “sinaia I: la subida al castillo de peles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s