miserias humanas

otra de esas reflexiones sobre el lenguaje

Me pasa muchas veces que, cuando voy a presentar una idea, creo a priori que me la van a tirar porque no es suficientemente buena, y así, acabo presentando mal y pronto. Afortunadamente, me ocurre sólo en las presentaciones internas dentro de la empresa, ambiente de “confianza”, con lo cual tengo margen de réplica y pueda reargumentarle a mi jefe, que es lo que acabo haciendo. Y la idea suele salir si realmente es buena, o desarrollarse con la discusión y mutar en otra cosa mejor. En estas cuestiones suelo ser bastante asertiva, a menos que perciba una incoherencia de conceptos que me resulte alarmante.

Por el contrario, me pasa frecuentemente que un ejecutivo me llega con un encargo de un cliente en el que se incluye una corrección de un texto determinado por su parte, con la consiguiente cagada del cliente, sea incorrección gramatical, pobreza léxica o falta ortográfica… Ahí es donde se me levanta el turbante y me pongo talibán total, donde sería capaz de arrojarme a las vías del tren, donde quemaría Troya con un mechero si me dejaran, donde me levanto de la silla y grito, donde argumento hasta la saciedad lo que sea preciso…

 

taliban.jpg

Porque al fin y al cabo es un plano objetivo, normativo, donde hay verdades y errores; y donde nos jugamos un trocito de la cultura de toda la sociedad. Cada vez que veo un ‘tú’, pronombre personal, sin tilde, y gente a la que le resulta indiferente, recuerdo la obra 1984 de Orwell, donde se hace una profunda reflexión sobre el empobrecimiento de la imaginación producido como consecuencia del empobrecimiento del lenguaje (a lenguaje más pobre, metáforas más romas y discursos menos originales y más alienados/alienadores).

Que sí, que sólo es una tilde, pero es un detalle por el que se empieza lo que puede ser más grave, una rayita aparentemente sin importancia en un momento en el que la figura del corrector pierde terreno ante la urgencia de la información de última hora. Ese discurso de ‘no-hay-tiempo-hay-que-sacarlo-ya’… sin percibir la triste verdad, por otra parte, de que a mayor cantidad de informaciones urgentes, más ruido y más pobreza comunicativa. No sólo perdemos lenguaje, sino que encima perdemos la capacidad de filtrar mensajes y, por consiguiente, de gestionarnos una realidad propia adecuadamente.

Primero se empieza con una tilde, no tiene importancia: luego una palabra escrita incorrectamente, no pasa nada que, la gente es así como la entiende; después un verbo mal conjugado, así suena mejor; más tarde es una frase equívoca, bueno, qué más da, si se comprende con el contexto; luego un mensaje encubierto… Y quién va a sospechar de adónde se quiere (y mucho menos, que se quiere) conducir a la gente con lo que se ha dicho… Es como aquella cita erróneamente atribuida a Bertolt Bretch (es de Martin Niemoeller, pastor protestante, dicha en 1945):

Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron a por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron a por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron a por mí, y ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí.

Así es como se pierde.

Y no es sólo que el lenguaje evolucione, que debe hacerlo, como se supone que deben, en cierto modo, de ser las leyes, adaptando la norma al uso del pueblo… Es que además se empobrece. No se deje nadie engañar, no, por la falacia de la operatividad de la economía del lenguaje, que lo que hace es eliminar esos aparentemente pequeños matices, que modifican totalmente la recepción del mensaje, puesto que el mensaje no sólo es el qué, sino también el cómo, el por dónde, el desde dónde, el hacia dónde… Recuérdense las funciones del lenguaje y compréndase por qué no sólo se trata de hablar o escribir.

Jo, estamos perdiendo. Y no sólo es una “herramienta”. Es mucho más. Es un aspecto de la identidad, pues el lenguaje tiene un papel primordial en la creación de las estructuras mentales, mediante las que luego procesamos el mundo, y recibimos (u obviamos) los estímulos que nos configuran como una persona u otra dependiendo de nuestra respuesta, determinando nuestro modo de coexistir con lo que tenemos alrededor.

Anuncios
Estándar

5 thoughts on “otra de esas reflexiones sobre el lenguaje

  1. Alberto Rizzo dice:

    Hola Auri. No voy a añadir ningún comentario agudo o inteligente pues la palabra cuando se construye con verdad pura mata toda conversación.

    La pobreza de vocabulario conlleva pobreza de pensamiento, je, je, veo que sigues poseida por el espíritu de Don Lazaro Carreter.

    Yo por mi parte sigo en Génova de hikkomori por exámenes. Echo de menos el ambientillo literario, la conversación en la universidad son casi siempre pobres de contenidos y plagadas de tópicos.

    Tengo un proyecto de revista entre manos y me gustaría hacerte una proposición, porsupuesto totalmente indecente.

    No soy muy ducho en ésto de la red y no consigo contactar contigo si no es por medio de este Post-it. Si tubieras un momento escribeme dos líneas, un abrazo,

    Alberto

  2. Estamos asistiendo a una revolución del lenguaje escrito, sobre todo en el aspecto ortográfico, que va a dejar a la que proponía García Márquez hace unos años en los menores paños posibles. Entre otras cosas porque la gente de la calle (?), sobre todo la más joven, hace más caso a lo que dicen sus “coleguis” (esto ya es antiguo, ¿no?), a través del móvil o del messenger, que a lo que les puedan decir unos carcasas como el colombiano o el espíritu que te posee (según Rizzo)…

    En mis “primeros pasitos” por estos aparatajos (bueno, móvil no tengo, de verdad. Véase mi entrada YO NO TENGO MÓVIL. ¡QUÉ SUERTE! (12-03-07), empecé a hablar con mis sobrinos a su imagen y semejanza, por rapidez, por …

    Pero pronto desistí. Era un “renuncio” a mis principios (más personales que de otra índole).

    A mis hijos les amenazo drásticamente: no quiero ver esa paraaescritura en un examen, redacción o trabajo escolar, así que aprendiendo a diferenciar…
    Y es como el que aprende dos idiomas desde chiquitito, distinguiendo perfectamente cuando tiene que usar cada uno de ellos.

    Al menos les servirá para saber dónde están en el teclado la w (weno), la k (k t kuentas) o la x (xao). Cosa que a mí me cuesta.

    Weno, xao wapa, k t dejo.

  3. Estel Julià dice:

    Aurora,

    Respecto a tus proyectos??
    Decirte que sólo un pensamiento tiene que invadirte cuando llames a la puerta de tu jefe y es: esto es la bomba y seguro que llega hasta el fin del mundo…. sólo tienes que creerlo y verás como se cumple.

    Te reto… pon en práctica la elaboración de un diario de sueños (aquellas cosas que deseas, pero que en esos momento piensas como imposibles) te aseguro que funciona, posiblemente a la vuelta de tres meses releeas y te des cuenta de que muchos de ellos se han cumplido o están en camino.
    Por cierto, no vale eso de acertar el número de la loteria o los seis más el complementario, jejejeje.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo y en contra de lo que considero degradación de la lengua.

    Al hilo de lo que comentaba El Secretario, me considero activista en este sentido, deciros que soy incapaz de poner un palabra sin acento cuando hablo por el messenger con mis contactos, e incluso es más, mis mensajes de móvil contienen todas y cada una de las letras correspondientes…. con decirte eso, creo que es suficiente.

    Se me ocurre la idea de formar una agrupación por la causa jejeje, para empezar yo en mi blog he puesto un link al DRAE, que por cierto hay gente que no sabe ni lo qué es.
    Es muy triste… verdad??

    Un saludo,

    Estel J.

  4. sí, es triste. y te puedes encontrar con cada aberración por ahí que te quedas loca. hay una web, http://www.hoygan.info/, donde los usuarios se dedican a enviar patadas al diccionario y otras cosas más gordas. te lo recomiendo porque, aunque en el fondo es triste, uno puede pasar un buen rato y tener un sitio donde compartir su indignación y que otros le comprendan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s