artes varias, moderneces y mass media

bjork mola

bjork-volta.jpg

Los ‘gracias’ que los cantantes extranjeros nos dedican al público español en sus conciertos, con un castellano ínfimo y aprendido de prestado para la ocasión, deberían poder cogerse con la punta de los dedos para guardarlos en una cajita de lata. O al menos eso se me ocurre cada vez que uno de estos episodios suscita mi ternura como hizo anoche Bjork.

Pequeñita, esquimal, deliciosamente arrítmica, es innegable que esta criatura del Gran Norte es, como poco, original. Y es innegable también que lleva consigo un espectáculo medido y bien elaborado, donde las percusiones son la gran esencia pero nunca acaban de ser las protagonistas, por lo que no se hacen ni cansinas ni empachosas.

El setlist empezaba por img_mirmo1.gifeste single tan polinésico que abría su último disco, a la vez que entraban en el escenario una serie de seres humanos con vestidos monocromo en colores fosforitos que recordaban a los duendecillos de Mirmo y que resultaban ser, además de simpático adorno, la sección de viento que acompañaba a la cantante. Continuaba una mezcla surtida y equilibrada de canciones de todas sus distintas etapas, sin que faltaran Yoga, Hiperballad, Hunter, Army of Me o Bacherolette, que después de años de no seguirle la pista a esta mujer, eran mis referencias. Celebro no haberlas echado de menos. En los bises, pasodoble, cierre y una sensación general entre el público de que la cosa había sido corta. Apenas una hora y 20 minutos escasos, bien aprovechados, no obstante.

Se la ve bien con lo suyo a la mujer. Contenta de estar delante de tanta gente haciendo lo que hace. Y al público también se le ve contento. A pesar de que el último álbum sea posiblemente aburrido, la legión de fieles, acumulados a lo largo de una historia musical de muchos años, es numerosa. Y está bien atendida, tanto con pequeños ‘gracias’ como con grandes conciertos, como el de anoche.

Anuncios
Estándar

6 thoughts on “bjork mola

  1. sole dice:

    jó qué invidia! (verde y sana, por supuesto).
    Yo es que me dejé los ahorros en el Primavera Sound… y ahora ni Bjork ni Bíorr (como dirían los de la hora chanante)

    Si es que… MU MAL! si ya lo decía mi abuelo, nunca te gastes la pasta en el primer festival del verano, porque luego vienen todos los demás, y te tiras el resto de los meses viendo pasar cartelones y conciertazos que ya no puedes catar…
    ¿pero tú has visto lo que pasó por el SummerCase, y lo que ha de pasar por el FIB???
    No me digas que también irás al FIB…

  2. sole dice:

    ala que también fuiste al summer! lo acabo de leer.
    Mi envidia se está volviendo ya totalmente cochina…
    🙂
    Oye y felicidades atrasadas!!

  3. gracias gracias gracias.

    al fib no, es demasiado sacrificado para mí. y salvo wilco y rufus wainwright, había muy poco que realmente me interesara. la verdad es que este año lo gordo se ha ido para el summercase y al fib le han quedado un poco las sobras y los revivals (porque lo de devo y b52 no tiene nombre ni explicación).

    con esto, ya he finiquitado mi temporada veraniega de conciertos (que ya está bien, menudo año llevo). igual voy a ver a faithless y massive attack en septiembre, pero no es seguro. habrá que esperar más bien a los conciertos sueltos del wintercase.

    🙂

    y el año que viene me tengo que animar al primavera. un festival civilizado en una superficie no polvorienta debe de ser una experiencia.

    ah! y todavía está por ver que no me vaya a la feria del manga en bcn a primeros de noviembre…

  4. Hola, hola, hola. Después de casi diez días sin pisar la blogesfera aquí me hallo de nuevo. Me encuentro en un pueblecito del Levante que se llama La Nucía, gorroneando internet en la Biblioteca Pública. Gracias por el post sobre el concierto. Coincido con la mayoría: se hizo corto. Tal vez porque fue corto. Eso sí, fue intenso. La emoción que sentí durante esos 80 minutos, al margen de indescriptible e irrepetible, fue sublime y embriagadora. Amo a esta mujer por sobre todas las cosas. Y si pudiera tenerla delante, le daría un abrazo y un millón de gracias por su música.
    En cuanto al fib, lo de Devo fue raro de cojones pero también muy muy divertido. Tendrán más de 50 años pero meten caña, son originales y no tienen vergüenza. No he visto a más gente junta que en el concierto de Arctic Monkeys, en el que casi perdemos la vida pero en el que nos lo pasamos genial. Y para Muse… simplemente no tengo palabras. Impresionantes, como siempre. Ahora bien, estamos reventados. Un beso. Me voy a tu meme a comentar, tunanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s