miserias humanas, moderneces y mass media

de eslóganes y fugas radiactivas

Esto era yo un martes por la mañana escuchando a Blondie, dejando volar la mente aprovechando el inicio del proceso creativo para dar con un nuevo eslogan para un canal de televisión, y fantaseando (averigua por qué) con monstruos hipertrofiados, al hilo del reciente estreno de Transformers. Y me he acordado de aquellas películas, ahora frikis y otrora exresiones de una época, de la factoría Toho: Godzilla, Gamera, King Ghidorah, Mothra… Entrañables criaturas, generadas por la supuesta radiactividad y producto del colapso psicológico japonés de la posguerra, que aún sigue recolgando en los relatos nipones de las últimas décadas… Quién sino la primera y gran víctima de la bomba atómica podría concebir semejantes distopías postnucleares y mundos futuristas apocalípticos: Akira, Wolf’s Rain, Ghost in the Shell, Trinity Blood, Evangelion… Ninguna otra cultura ha dado al mundo tal cantidad de Armagedones y bichos asesinos, constituyendo toda una mitología propia en tan poco tiempo (escasamente, la segunda mitad del siglo XX).

Y con lo de la radiactividad aquella de la que nacían los bichos asesinos, caía en la cuenta del terremoto registrado en el país del Sol Naciente hace apenas unos días, y que había afectado a una central nuclear sin que, en principio, hubiera producido riesgos importantes. En principio… porque finalmente sí que se ha producido una fuga radiactiva, aparte de quedar irreconocibles grandes sectores de la ciudad de Kashiwazaki.

A pesar de lo preocupante del accidente nuclear (como todo accidente nuclear es), no es raro para los japoneses lo de que el suelo se les mueva debajo de los pies sin quererlo. No hace todavía demasiado del atroz terremoto que fulminó Kobe. Lo que es llamativo es la capacidad de un pueblo de convivir con la fatalidad, y no sólo seguir siendo uno de los países a la vanguardia del desarrollo científico y tecnológico (o quizá precisamente por eso), sino de ser capaz de capitalizar semejantes acontecimientos sacando una contrapartida creativa que parece no tener fin.

¿Un ejemplo? Quizá. Tampoco hay que olvidar que Japón pasa ahora mismo por un momento de desintegración de los valores colectivos y de crisis de identidad que fomenta todo tipo de “perversiones”, según afirman algunos. Aunque quién sabe, tal vez sean (de nuevo) ejemplos de creatividad en la experimentación con uno mismo, su cuerpo y las relaciones que entabla (o no entabla, recuérdese el fenómeno de los hikikomori) con el resto. Averigua qué les pasa por la cabeza.

En fin. No pienso continuar con esta reflexión, ahí están los enlaces y que cada cual saque sus propias conclusiones. Yo sigo en busca de mi eslogan.

 

godzilla.jpg

(¡ains!)

Anuncios
Estándar

5 thoughts on “de eslóganes y fugas radiactivas

  1. Después de sumergirme en los enlaces que me han transportado a esos mundos de locura de los hijos del sol naciente, emerjo reconfortado…
    En todo el mundo hay locos, bien es sabido. Véase mi entrada LOS MAJARAS DE LOS RIFLES (22-04-07). Mi frase preferida desde hace algún tiempo es la muy conocida de “Hay gente pa to”…
    Pero esta gente se llevan la palma, la concha, el oso y el óscar, y todos los premios.
    Yo no sé si eso les viene de antes o es que los malvados yankis le metieron algo más a la puta bomba.
    Una vez leí que, cuando venían por aquí de turismo, algunos sufrían unos como ataques de pánico agorafóbico o algo así, al ver la amplitud del mundo, la variedad de culturas diferentes a la suya, o algo así, no recuerdo muy bien. Pero lo que sí sé es que de ninguna otra gente he leído ni escuchado algo parecido.
    Bueno, puede que de los hooligans que, seducidos por el canto de sirena de la baratura de la cerveza y el cierre tardío de los bares, pierden el coco y rompen algunos cristales y eso en los hoteles,…

    P.S.- Si quieres te echo una manilla con lo del eslogan (se me da muy bien…), de forma desinteresada, por supuesto…

  2. jejejejeje, muchas gracias, pero ya lo tengo prácticamente enfilado.

    desde luego que hay gente pa tó, pa lo bueno y pa lo malo, y ahí está la grandeza del mundo y lo maravilloso de la vida: que siempre te quedan cosas por ver. yo, personalmente, espero ver japón pronto.

  3. Cuando vayas a Japón, espero que me envíes un saludo internético desde allí. Aunque estén un poco piraos, tienen cosas muy interesantes y son dignos (de ser observados, je), en su salsa.
    Oye, eso de Blondie me sonaba de algo; lo busqué en la ANTROPOWIKIPEDIA y…, ya caí, ya caí… Es de mi época.

  4. Al hilo de El Secretario, vuelven Blondie, aunque Debbie Harry ya no está para muchos trotes. Lo que me hubiese gustado verles en la época de X-Offender…
    A mí me encantaban los Transformers de pequeño (los comics y los dibujos) pero la peli tiene una pinta de truño…
    Una de las cosas que más me fascinan del Japón contemporaneo son sin duda los hikikomori. No sé si tienen que ver con la crisis de identidad del país que mencionas pero creo que este fenómeno no podría darse en ningún otro país del mundo. Aquí, por ejemplo, nuestra madre nos sacaría a patadas de la habitación si intentásemos algo semejante.
    Pd: gracias por el enlace.

  5. de nada.

    ya ves, nuestras madres… eso o nos llevarían al médico en seguida no nos fuera a pasar algo en la cabeza, cosa que muchos de los padres japoneses no hacen por la vergüenza que les supone tener un hijo rarete…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s