lecturas, moderneces y mass media

maldoror, steve jobs y el eterno adolescente

ducasse1.jpgMientras la peña se vuelve loca en Manhattan por un nuevo cacharrico de Apple que ni siquiera es 3G, ando yo tirada en el sofá con los Cantos de Maldoror, de Ducasse (que es el panfilillo de la foto) con todo el neogótico subido y pasándomelo pipa con las cosas oscuras, los bichos y las perversiones varias. Si es que en el fondo, sigo estando un poco adolescente, por más que mi jefe acabara “gritándonos” (y entrecomillo, porque tan sólo se trata de una voz grave y sonora con cierto tonillo que sólo se puede tener si uno es extremeño, más concretamente de Badajoz) a todos el otro día en una reunión de brainstorming para una actividad promocional de guerrilla: “¡Desengañémonos! Por más que sigamos llevando los pantalones vaqueros caídos, ya no somos jóvenes. No somos esos jóvenes para los que estamos preparando esta historia, por lo que nos hace más falta de lo que pensamos esforzarnos en el ejercicio de ponernos en su lugar, que nosotros ya estamos de vuelta.” Al final, la juventud va a ser una cosa que se mida cualitativamente por la cantidad de cosas vividas, que son las que a uno le hacen estar “de vuelta”.

Pero que uno, en el supuesto de que nos acojamos a esta definición, no sea joven, no significa que no pueda seguir siendo adolescente. Y jo, qué putada, porque es salirse de lo bueno llevándose lo peor: llevándose la capacidad de adolecer intelectual y emocionalmente de quién sabe cuántas cosas ante las que seguimos sintiéndonos seres incompletos. Tiene que ver con el seguir cuestionándose uno ese relato plausible tan producto de lo mediático que es la realidad y, sobre todo, con la inquietud que nace con la curiosidad del niño y que, realmente, puede llegar a morir con el gris devenir de cada día del llamado adulto.

Creo que esto es lo que ha sabido captar Apple en los últimos 10 años. La inquietud de un público que quiere siempre algo más, y no sólo una cosa nueva, al fin y al cabo pasajera, sino una cosa distinta, para hacer “otras cosas” (de ahí que un “macfan” conserve durante mucho más tiempo su máquina que un “pecero”, amén de que la máquina en sí sea más resistente). Y ni siquiera que sea distinta en sí, sino que vaya revestida de un discurso diferente, que es donde reside el gran logro marketinianio de Steve Jobs. Desde aquel spot de 1984 basado en el 1984 de Orwell, pasando por archiconocida campaña de “Think Different” y planteando un ejemplo curioso en el fenómeno de los “auriculares blancos” del iPod que presuntamente te distinguen del resto de gente que va por la calle con un reproductor de MP3 (la persona del anuncio está en negro, se le quita identidad, pero los auriculares son blancos, ¿restitución de la antigua identidad por otra nueva?), han sabido de qué va esta historia del adolescente enquistado, que curiosamente no es un fenómeno tan actual como pudiera parecer (fuera falsos mitos de la sociedad del conocimiento o el mundo tecnológico, que ‘raritos’ los ha habido todos los tiempos, el friki y el geek nos son fenómenos aislados), sino un lugar común cuyo rastro se puede seguir en todas las épocas en mayor o menor medida, si bien ahora es mainstream, porque tiene mucho que decir dentro del rol del consumidor voraz.

Qué bueno, qué ejercicio más notable de trasladar el ansia corrosiva del inquieto a otro plano para rentabilizarla, de darle hasta un sentido moral digno zoom.gifde aprobación (el consumo que es bueno porque dinamiza las economías y ayuda al crecimiento, blablabla…), lo cual sí es una novedad palpable. Ahora ya no se bebe absenta haciendo apología moral del mal (el hada verde se vomita a sí misma), sino que diseñas en Mac con CS3 lo que te sale de donde te salga, y lo cuelgas en Internet y en una semana tienes mil visitas de pavos de Japón que por alguna extraña razón te entienden mejor que tu madre o tu jefe. Ya no hay marginales. Y esto sólo puede escocerle al que de propio quiera voluntariamente marginarse. Al de la pose.

Y a simple vista, no parece del todo malo vivir en un mundo donde tenga sitio, y conviva con otros tan opuestos, el discurso de Maldoror, ¿no? Pero claro, siempre hay un lado oscuro, lo no dicho del relato… Como en todo rasgo humano.

(Tomando por ejemplo que uno se gaste una cantidad de dinero en el Applestore que puede rozar la demencia)

Dedicado a Toño, Óscar y a mí misma.

Anuncios
Estándar

8 thoughts on “maldoror, steve jobs y el eterno adolescente

  1. Poema narrativo en prosa, de macabra belleza, llena de violencia, obscenidad e imaginería blasfema que «celebra el principio de El Mal… con una pasión comparable al fanatismo religioso» Wikipedia dixit.
    ¿Cómo puede un panfilillo como ese escribir tremendas barbaridades?

    Hace unos años comentaba con unos amigos que uno deja de ser joven cuando sus ídolos deportivos ya son más jóvenes que tú…
    Ahora, hasta los entrenadores de esos ídolos son más jóvenes que yo. Pero yo sigo jugando con mi hijo de 11 años a (casi) todo lo que me propone, y con mi hija de dos y medio a las muñecas. Creo que eso es ser joven.
    P.S.: ¿Cómo has llegado a incluirme en tu blogroll?

  2. porque te visité, a raíz de buscar los enlaces a mi blog en technorati, y vi que estaba en tus recomendados. entonces, amén de me gustó tu blog, me pareció de recibo devolver el link.

    🙂

    espero que no te moleste.

    por lo que siento curiosidad, en mi caso, es por saber cómo has conocido este blog.

  3. No me molesta, todo lo contrario: me enorgullece, es para mí un honor y todo lo que se dice en estos casos. Además es para mí un reto.

    Te conocí a través de B.B.-Chincheta, a la que conocí a través de Berna, a la que conocí a través de Música es tres,… Para que luego digan que Internet mató a la radio star.

    Yo lo de Technorati es que no lo entiendo…

    Le puse un comentario a Chincheta hablándole de nuestra común admiración por el Gran Cronopio y por la autora de las miradas oblicuas. Ella me agregó en uno de sus blogs. De vez en cuando nos escribimos algo, aunque últimamente ha estado algo perdidilla con los exámenes…

    Tu sitio me gustó y también lo agregué; aunque no eres muy prolífica, pero más vale calidad…

  4. jo, y que luego digan que la teoría de redes es absurda. hay que ver, qué periplo. me alegro mucho del encuentro.

    lo de technorati… hay una opción donde metes la dirección de tu blog y te saca todas las webs que te tienen puesto un enlace. está bien, es interesante, por saber un poquito más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s