miserias humanas, snooker

snooker, patillas y consideraciones biográficas

Me fui a coger las vacaciones dedicadas a estudiar los exámenes de febrero, sin saberlo, justo en la semana en que se celebraba el Master de Snooker, una de las competiciones más destacadas del circuito. Qué cosas. Imperdonable haber estado tan desconectada, y ciertamente oportuna la coincidencia que me está permitiendo aliviar las lecturas y síntesis sucesivas de textos antropologicos con sesiones intermitentes de snooker en la Eurosport. Y yo que pensaba que el acontecimiento deportivo más importante de esta semana iba a ser, en la NFL, la final de conferencia que enfrentará a los Saints de New Orleans a los Chicago Bears…

Yo en lo mío del snooker… Tendrían ustedes que ver las patillas que lleva a día de hoy Ronnie O’Sullivan. Ni 147s, ni chinos increíbles, ni viejas glorias en decadencia… Olvídenlo y céntrense en los dos hamsters acostados que lleva Ronnie a ambos lados de la cara. En fin…

Stephen Hendry muy blandito y sin capacidad de resolver partidos, aunque con buen juego en general. El yayo Steve Davis flojete flojete, aunque peleón y listo como buen perro viejo. Ebdon derrotado por un imparable chino impasible, y dejándose en el tintero mucho más snooker del que nos ha dado en esta ocasión. Y un Ken Doherty igual de fino que siempre debe hacerle frente mañana a un imprevisible Ronnie. Posiblemente estos últimos sean mis dos jugadores favoritos junto con Hendry. Nota interesante: es posible que se produzca un nuevo emparejamiento Hendry-O’Sullivan, si Ronnie bate a Doherty y Hendry hace lo propio con Murphy… Qué morbo, después del abandono de O’Sullivan en diciembre (post de la sección de snooker justo anterior a este).

El caso es que en el afortunado devenir de esta tranquila y productiva semana, tanto a nivel personal, de puro cultivo del yo, como académico, de redescubrimiento de grandes y olvidadas zonas de masa gris en mi cabeza, me he topado de bruces con una cita de Max Weber, a través de Gil Calvo, que viene a decir algo tal que así:

“No se puede querer hacer de la propia vida una obra de arte, dejándose llevar por el subjetivismo de la propia personalidad, pues el intento premeditado de adquirir un alma bella está condenado a fracasar.”

Joder. Sí. Y la cuestión es que llevo ya suficiente tiempo con el planteamiento de la vida como una obra de arte como para haber caído sobradamente en la cuenta de que cuanto más lo intentas, más consciente eres de las pequeñas podredumbres que te pueblan, esas salidas involuntarias y desagradables que, sin embargo, tampoco te esfuerzas demasiado por evitar, en resumidas cuentas. El lado oscuro de toda la vida, vaya, que aflora tanto más cuanto más se intenta anularlo. La cosa pasará, digo yo, por asumirlo. Lo que promueve la filósofa Amelia Valcárcel: el derecho a ‘la maldad’, que quiere decir el derecho a ser una criatura mediocre y no tener que avergonzarse por ello. Porque nadie tiene la obligación de ser sublime, ni los demás el derecho de reprocharle lo contrario. Otra cosa es la superación personal y la voluntad cotidiana, el planteamiento de metas y la digna lucha por su consecución, pero despenalizando el fracaso y evitando por todos los medios caer en la dicotomía tan americanoide entre loser y winner, que viene de serie con todo el paquete cultural dispuesto para su consumo, que nos llega desde allí. Porque esto es póker, Texas Hold’em, unas veces se gana y otras se pierde.

Y esas cosas. Podría profundizar un poco más en ello, pero últimamente me salen unos posts larguísimos y además tengo que ponerme a completar un texto de Gil Calvo (bastante aconsejable, que lleva por titulo Nacidos para cambiar) con el quinto volumen, dedicado al siglo XX, de la Historia de la vida privada de Ariès y Duby.

¡Ah! Y además hoy me siento especialmente petarda, llevo todo el día con esta canción dándome vueltas y no me la despego:

ACHTUNG! PARIS HILTON

Anuncios
Estándar

3 thoughts on “snooker, patillas y consideraciones biográficas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s