posts antiguos

HÄJÔVIØH

Las mañanas de los dos últimos años en el colegio de las monjas (correspondientes a 1º y 2º de Bachillerato LOGSE) transcurrieronn entre el frío que pasábamos quienes nos situábamos en la fila más alejada de los radiadores, Angelito Lalalá arrojando guantes por la ventana, la hermana Victoria soltando indirectas dañinas, la Presen con sonrisas como soles y un par de murales navideños (en concreto, un Belén a cuya Virgen María se le translucía, por accidente, el parrús, y un collage con espumillones y tiritas para heridas marca Hansaplast) realizados por iniciativa de unas cuantas interesadas, huella de Dr. Marteens mediante, que presidieron un aula amarilla durante dos cursos enteros.Aparte de eso, la oscuridad de las primeras mañanas de Filosofía, el abismo de un futuro incierto (que sigue siendo incierto, pero con eso del abismo ya hay costumbre) y el desconocimiento de cómo funcionaban, realmente, las reglas del juego…

Amiga Pi, ¿recuerdas la entrañable palabra que da título a este post? Seguro que sí, una memorable aberración que reunía en un único vocablo cuantos errores se podían acumular en tan reducido espacio… ¿Y te acuerdas de cuando hacíamos recopilaciones de nuestras faltas gramaticales favoritas? (El dequeísmo intencionado sigue siendo el que más me mola.) Pues mira esto, el link llega de manos de Bowie desde el Drink Team.

Y, por favor, un momento de recuerdo para el tío Juan…

Anuncios
Estándar

6 thoughts on “HÄJÔVIØH

  1. La anterior entrada era mía. Demasiados errores de redacción. “Häjôvio” es un palabro inolvidable. LLa abia bisto er carté, y no tiene desperdicio.
    Empiezo a trabajar el martes, aunque el lunes ya tengo que ir a un claustro.
    Por cierto, espero que el tío Juan siga “tomando la luna”, como hace siete años, en las noches veraniegas de la capital del tomate.

  2. Sigo pensando en ajovío. A ratos, como que me entra y todo, mira tú, porque la vida de un profe novato no se debe diferencia mucho, en lo que a tasa de ajovío se refiere, de la vida de un estudiante de 2º de Bachillerato hasta el cuello de deberes y exámenes. Paradojas de la vida, que diría Pedro Reyes.
    P.D. Lo de quedarme en Cáceres ha sido un puntazo y de los gordos. Yo también estoy mu contenta. Mil millones de BESAZOOOOOS.

  3. Siento interrumpir la conversación, pero me asalta un dato friqui: uno de los bares que más molan en Granada (C/Pedro Antonio, esquina con Sócrates), se llama Elquesalteestavallayllolopilleendentrosebarrepentirdeabernacioyjodeputaelquesalteestaballaymaricona, mensaje mural que nos expones en tu post, y que afirman las fuentes -yo no lo he visto- que se encuentra en Santa Fe, un pueblo de las afueras de Granada (el de las capitulaciones de Colón y los soplillos de viento)
    El caso es que en el bar, que los granadimos mortales conocemos simplemente como “la valla”, el camarero compensa a quienes le dicen el nombre del garito completo y del tirón, con una copa o un tercio, y/o una selección de la música que se le pida, con posibilidad incluso de pasarse al otro lado de la barra para ponerla uno mismo.
    Lo digo por si alguien pasa por la ciudad de la Alhambra, que este tipo de actividades culturales no salen en las guías.
    Un beso, Auri!
    (que soy Sole, que es que ahora bloggeo por otros lares)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s