miserias humanas, posts antiguos

soy underground

Tras el espeluznante documento que José María Aznar ha dejado para la BBC (aunque esto es más risión que otra cosa), los cortes simultáneos de seis líneas de metro, la impunidad con la que actúan tenebrosos personajes de oficina, otras dos semanas a sirope de arce y la inminencia de septiembre, y con todo ello comprobar que una mantiene la calma y la sesera continúa donde por anatomía le corresponde, no puede sino experimentarse sorpresa por los niveles de aguante, a saber, tragaderas, que el ser humano puede desarrollar. La clave debe ser eso que dicen de estar por encima de todo. Eso de ‘me la suda’.

Dicen que los años conceden tranquilidad de ánimo, pero cierto es también que esta particular ataraxia de temporada conlleva un ejercicio de intolerancia hacia ciertos aspectos del mundo, ejercicio necesariamente previo a alcanzar la indiferencia. A lo mejor estoy describiendo los procesos del cinismo (entendido en su peyorativo sentido moderno)… Eso os toca a vosotros juzgarlo.

Pero me voy a explicar un poquito más, porque hablar de intolerancia y, a la vez, de paz espiritual le parecerá al lector una incongruencia. Pero no es así. No son sensaciones simultáneas sino consecutivas, seguidas una de la otra en el tiempo y conectadas mediante una extraña suerte de relación causa-efecto. Primero uno se indigna un poco, luego mucho y al final explota. De la explosión resultan consecuencias diversas, entre las cuales con suerte puede estar la conclusión que hace de llave del nirvana: ‘¿y tanto sufrir por esta mierda?’. Con lo que uno, al final del proceso, acaba pasando de todo.

Lo que ocurre es que, debido a la frecuencia con la que se produce la secuencia descrita en la vida de una persona, ésta puede desarrollar la capacidad de obviar o saltarse alguna de sus fases, hasta el punto de que justo a continuación del acontecimiento, el sujeto pase al estadio ‘me la suda’ sin pasar por ningún episodio de indignación.

Así es que, a mí, plín. Ya no me desvelo o, al menos, no suelo.

Anuncios
Estándar

6 thoughts on “soy underground

  1. Me parto el ojete: por el vídeo y por el post. Te has vuelto una experta, ´di que sí. Pa que cabrearse si puedes pasar, directamente, a ese maravilloso estado de ánimo que es que el tú llamas “me la suda”. El ser humano que por primera vez llegó a ese páramo del ánimo y se lo comunicó al resto hizo un gran bien.

  2. He estado visualizando la entrevista a Aznar. Mi inglés no es muy bueno pero creo que dice que Israle debe bombardear el Líbano y, por extensión, la OTAN también. Este tío es gilipollas, ¿no? [Es una pregunta retórica. Yo no albergo ninguna duda. Es gilipollas]

  3. también sigue empecinado en la relación de ETA con los atentados del 11 M. a este paso, en la próxima sale hablando, como poco, de la vida estraterrestre.

    pero vamos, ciencia ficción.

    pd: quizá, todo producto de alguna pequeño problema esquizoide…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s