posts antiguos

porfavorquellueva

Gris. Supongo que el cielo pesa demasiado como para levantarse de esta absurda bajura de lunes.

Día opaco e informe, juego de volúmenes difuminados y deseo perdido en los pantalones. Discretamente me pregunto si alguien podría amar a otro en una mañana como esta, en la que ni siquiera hay lluvia que alivie/avive las tensiones irresueltas, y la respuesta que me doy es que no, no hay pasión que resista este retrato de la realidad.

Cualquier cruce de miradas resultaría estéril, yermo, y, en caso de improbable culminación, ésta nunca sería plena. Sería uno de esos finales flojos en los que inmediatamente sobreviene en torrentes el hastío que no ha dejado de estar presente en el durante.

Vuelan las palabras en la oficina, vuelan y zumban, amortiguadas por el corcho de esta mañana. Si alguien viniera a mi sitio y me dijera que no hay aire o, quizá, que el aire se puede morder y no sabe a nada, me lo creería.

Hoy podría pasar cualquier cosa que te imagines, todo lo que puedas concebir, lo hermoso y lo terrible, y daría igual. Quedaría inmediatamente envuelto en celofán, envasado al vacío, y el mundo seguiría siendo aséptico. Hoy no importaría ni la muerte.

Sólo hay un color que sobrevive, porque aún puede moverse dentro de la pesadez cenagosa del gris: es el azul de la funda de mi iPod, de los paneles de las mesas, de los ojos de Román y varios fondos de pantalla.

Por favor, que llueva.

O que se pase rápido el día y pueda volver cuanto antes al rojo y los abrazos.

Anuncios
Estándar

One thought on “porfavorquellueva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s