posts antiguos

blunt, james blunt

Fue un descubrimiento de domingo de sofá y pijama, de sesión intensiva de videoclips… una voz extraña, uno de esos vocalistas que me gustan a mí, de voces agudas y alaridos de dolor que contradicen una de las máximas que aseguran que el pop es brillo y optimismo. Habrá quizá que entender distintos tipos de destellos, pues nadie niega el talento y la valía de aquel Jeff Buckley tan tempranamente apagado, que no es ni soul ni rock ni blues ni jazz… que es pop. Y es oscuro. Huele a muerte, como Eliott Smith.

Supongo que Heartless y una servidora tenemos buen ojo, o que tenemos el oído educado, si no ya para lo auténtico, al menos para el sonido bien producido que puede sonar para grandes masas de público (ese espíritu de la radio de los 90…cuando el nivel de calidad de lo que sonaba para grandes masas de público daba para que tuvieran su lugar Pulp, Oasis, Elástica, Garbaje, Blur… esos grupos normalmente británicos ‘comerciales’ que hoy, o bien se han descompuesto y sólo nos queda su historia, o bien han venido publicando trabajos que poco tenían que ver con aquellos primeros álbumes que trajeron consiguo algo ‘diferente’). O tal vez sea que ante la bajada general de la calidad musical, hemos bajado también barreras y cualquier cosa que hace 10 años no tendríamos ni siquiera en cuenta, nos parece hoy en cambio un motivo suficiente para hacer stop and check.

Checking… Back to Bedlam, de James Blunt. Un disco pequeño, no en cantidad, sino en cuanto a las pretensiones que se perciben dentro de él. La producción es de Linda Perry (¿alguien se acuerda de los Four Non Blondes? Aquel grupo norteamericano de principios de los 90 que se instalaron en la historia de las-bandas-sonoras-de-nuestras-vidas con un hit enormemente deudor de cierta canción, ya ancestral, de Bob Dylan… Pues Linda Perry es la cantante), de quien se dice que ahora se dedica a facturar éxitos para gentes como Pink o Christina Aguilera. En lo que se queda uno al correr de los años…El caso es que esta señora dirige hoy toda una factoría, y que Blunt es su último producto.

El análisis cobra dos vertientes:

• Desde el punto de vista de la música comercial que se estila en estos tiempos, es una sorpresa grata localizar canciones así en radiofórmulas copadas por esos ritmos ‘latinos’ con línea de bajo programadas a base de golpes machacones que pueden llegar a incitar al aniquilamiento de la humanidad o, como poco, del prójimo. Ojo, que este es un razonamiento viciado… Nos puede llevar a aceptar cosas que hace 10 años, como se ha argumentado, no habrían tenido muchas más oportunidades. Pero el terreno está preparado… preparado para que, si somos receptivos y no pesimistas mitómanos, nos podamos llegar a sorprender con cosas ‘nuevas’, llegando a encontrar ciertos motivos de disfrute dentro de esta dinámica de… ¿eterno retorno? Sinceramente pienso que la música no vuelve, como se dice, en círculos sobre su pasado, sino que describe una curva en forma de espiral: hace como que vuelve pero sus dimensiones son cada vez más limitadas, como el movimiento que describe el agua del grifo cuando se vierte por el desagüe.
Volviendo al tema que nos ocupa, James Blunt. No es mal disco, es aplicable a oídos poco acostumbrados, gracias a esa pátina de romanticismo de que viene revestido. Y si el oyente es avezado o medianamente interesado, investigará y podrá llegar por sí mismo a otros estratos más profundos tomando, verbigratia, a Blunt como prolegómeno.
Una voz aguda que puede chocar a la primera escucha pero que va desgranando calidez poco a poco, canciones muy sencillas con arreglos bonitos que suenan perfectas pero no dicen nada en especial. Pop hecho con buen oficio, lo cual no quiere decir que sea malo, pero tampoco asegura el genio necesario para lo inolvidable.
No obstante, cuenta con un primer single, You’re Beautiful, que bien puede entrar en la lista de las mejores canciones del año (y hasta aquí hemos llegado… ¿qué es lo demás en esa lista? La cuestión es relativa).
En resumen, es un decente disco de ‘HCG’ (Hombre Con Guitarra, ese valioso género al que pertenecen Josh Rouse y tantas otras perlitas discretas pero aparentes), aunque de momento, en lo que va de año, me quedo con Ben Lee y ese formidable debut que es Awake is The New Slep.

• Desde el punto de vista de la música en general, con sus lastres de su historia y el peso de las convenciones de lo que es o no es auténtico, donde se pueden realizar apreciaciones sobre lo que presuntamente es la ‘calidad’ con arreglo a criterios basados en un posible absoluto (dentro de todos los absolutos posibles en un arte, donde la mayor parte de lo que se presenta está indefectiblemente expuesto a la opinión)…Lo dicho, es un disco pequeño, bien arreglado, modesto, placidamente escuchable y absolutamente olvidable en cuanto su borde se confunda con los demás bordes de cds de nuestra estantería. Claro, que lo mismo pienso de los dos últimos discos de Coldplay (con el primero, aún había esperanzas…).

La pregunta de trasfondo es: ¿Sabemos distinguir? Porque ha dos líneas, las que he analizado con Blunt: una diacrónica, que hace referencia a la evolución a través del tiempo, y que se expresaría en ‘mejor antes o mejor ahora’, y otra sincrónica, que se limita a analizar las cuestiones en su momento presente, sin atender a dicha evolución. Si creemos que sabemos distinguir, lo primero es tener presente que estas dos dimensiones cuentan, que no se puede aislar una canción ni un disco de su evolución, y decir que es bueno porque nos parece mejor que lo que le rodea…

¿Complejo?

A veces pienso que las listas de ‘lo mejor del año’ deberían quedar vacías, como los premios de muchos concursos literarios, cuando la calidad general es insuficiente. O eso, o hagamos como en las cosechas de vino.. Ya que es necesario seguir produciendo, pongámosle una calificación general a la añada.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “blunt, james blunt

  1. fuensanta dice:

    bueno, yo he escuchado el disco, y no se..me esperaba otra cosa, quizá porke soy demasiado exigente con el pop británico, pero me ha defraudado un poko, excepto dos canciones, las demas son muy repetitivas incluso hay una ke me recuerda a otra de sting,ahora mismo no sabria decirte.., por cierto tu articulo es una gozada,besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s